Cinco razones por las que su equipo no asume responsabilidades y cómo cambiarlas

Las cosas no se hacen a menos que la gente asuma su responsabilidad. Y en las organizaciones, los líderes y los miembros del equipo deben asumir responsabilidades para hacer avanzar la visión y la organización en general. Entonces, ¿por qué a veces los miembros del equipo abdican de su responsabilidad? ¿Qué les impide dar un paso al frente cuando todo está en juego? Aunque las razones pueden ser numerosas, aquí hay cinco razones comunes.

1. Falta de claridad

Hay ocasiones en las que un miembro del equipo no asume su responsabilidad porque no tiene claras las expectativas. No es que no quieran hacer lo correcto, es que nunca se les ha dado una descripción clara de sus funciones, expectativas, objetivos o plazos. Esto es especialmente común cuando se incorporan nuevos miembros al equipo.

2. Falta de compromiso

El escritor Patrick Lencioni señala que la disfunción de un equipo empieza cuando no hay confianza. Esa falta de confianza crea un miedo al conflicto, lo que significa que cuando se toman decisiones sobre la dirección de la organización, los miembros del equipo muestran una falta de compromiso porque nunca se sintieron cómodos participando en la decisión. En pocas palabras, el miedo al conflicto (causado por la falta de confianza), produjo una decisión que la gente no podía aceptar. ¿Cuál es el resultado? Cuando los miembros del equipo carecen de compromiso, en última instancia evitan responsabilizarse de la decisión, lo que conduce a una falta de atención a los resultados. Por eso es tan importante la cultura del feedback. Permite a todo el mundo opinar para que puedan comprometerse.

3. Falta de competencia

Algunos miembros del equipo no asumen responsabilidades porque carecen de la habilidad necesaria para hacer lo que hay que hacer. No es una cuestión de querer, sino de capacidad. En consecuencia, inventan excusas, le dan vueltas al asunto o encuentran formas de retrasar el esfuerzo y la acción. En lugar de admitir lo que no saben o no pueden hacer, fingen o, peor aún, echan la culpa a otros. Por eso es tan importante el crecimiento personal continuo, el desarrollo profesional y el coaching de liderazgo.

4. Falta de confianza

La falta de confianza en uno mismo puede deberse a diversos motivos, como inseguridades personales o fracasos pasados. Cuando la confianza disminuye, los miembros del equipo pueden entrar en un círculo vicioso en el que su falta de confianza conduce a un retraso en la acción, lo que resulta en ningún progreso, en última instancia, agravando la falta de confianza. Por eso es tan importante animar y creer continuamente en los miembros del equipo.

5. Falta de valor

Por último, algunos miembros del equipo no asumen responsabilidades por falta de valor. En otras palabras, tienen demasiado miedo a arriesgarse, a mantener una conversación difícil o a enfrentarse a los problemas que requieren su atención. Como resultado, siguen retrasando lo que hay que hacer. Necesitan a alguien con quien hablar de sus miedos y que aliente sus esperanzas mientras identifican los pasos a seguir. A veces hay que dividir los grandes pasos en trozos del tamaño de un bocado.ç

Entonces, ¿cuál es la cura para estas cinco lagunas de responsabilidad? Cada una es única, pero en términos generales, hay cuatro formas principales de ayudar a un miembro del equipo a asumir responsabilidades y superar la brecha que le está minando.

1. Claridad

Si el equipo carece de claridad, es su trabajo como líder proporcionársela. No pueden leerte la mente, así que asegúrate de establecer una descripción clara de las funciones, las expectativas y las respuestas a cualquier pregunta que puedan tener. Al proporcionar claridad, eliminas la ambigüedad y ayudas al equipo a ver el camino a seguir.

2. Coaching

Para muchos de los vacíos de responsabilidad, el coaching es el mejor primer paso. Por ejemplo, cuando hay una falta de competencia, confianza o valor, el equipo puede necesitar simplemente un poco de coaching práctico para seguir adelante. Necesitan a alguien que crea en ellos, les dé perspectiva, les ofrezca ideas clave y les ayude a dar el siguiente paso correcto.

3. Cultura

Los miembros del equipo necesitan una cultura que valore las relaciones, la responsabilidad y la retroalimentación. Las relaciones le ayudarán a abordar la falta de conexión, y la responsabilidad y la retroalimentación le ayudarán a abordar la falta de compromiso. Cuando estas dinámicas forman parte de tu cultura, hacen más difícil esconderse detrás de excusas de responsabilidad.

4. Consecuencias

Por último, con algunos problemas de responsabilidad, es necesario que las consecuencias de la falta de cambio sean claras y tengan un límite de tiempo. Por ejemplo, los problemas de carácter deben abordarse de inmediato. No hay tiempo que perder y se requiere un cambio inmediato. Los miembros del equipo deben comprender cuáles serán las consecuencias si no se produce un cambio en un plazo determinado.

Abordar las lagunas de responsabilidad no es fácil, pero cuando los líderes lo hacen, aumenta el respeto del resto del equipo. No sólo aumenta la productividad, sino también el impulso organizativo y la salud del equipo.

En caso de que te hayas perdido nuestros últimos blogs… no dudes en echarles otro vistazo

¿Qué opinas? Desplácese hacia abajo (o haga clic) para enviar un comentario. O comparte la publicación con tus opiniones en LinkedIn y sígueme o conéctate conmigo allí.

¿Te ha gustado esta publicación?

Asegúrate de no perderte ningún post : suscríbete a la newsletter para recibir notificaciones por correo electrónico.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top
Abrir chat
¡Parece que usted tiene un problema y nos ha encontrado ,quizás pueda contratarnos!